Elecciones

El gran aporte de los trabajadores electorales

por Hernán Gálvez (hernan.galvez@lamegamedia.com)


Lectura de 0 minutos

La pandemia del coronavirus también afecta la logística para las próximas elecciones, tanto a nivel nacional como local. 

Cuando exactamente faltaban 27 días para el 3 de noviembre, el secretario de estado Frank LaRose confirmó en un comunicado de prensa que unas 51,918 personas de Ohio se habían inscrito para servir como trabajadores electorales. 

La cifra incluye a 21,079 demócratas y 19.169 republicanos, pero debido a que los requisitos del partido no se cumplen en muchos condados, todavía se requieren 17,257 personas para que desempeñen esta función.

Semanas atrás, a nivel nacional, la demanda tal vez superaba el millón.

El mayor temor de la gente es, como era de esperarse, contraer el virus mientras cumplen con esta responsabilidad.

Sin embargo, se están presentando algunas alternativas como el apoyo de personas que no votan, específicamente adolescentes voluntarios.

Este es el caso de Abhinand Keshamouni, estudiante de 17 años en una escuela secundaria de Detroit, quien se registró junto a otros compañeros para servir como voluntarios. 

“Pensé que sería una buena manera de ayudar a nuestra democracia, especialmente porque yo aún no puedo votar”, dijo Keshamouni a USA Today.

Indicó que, además, recibió un poco de presión familiar para hacerlo, especialmente por parte de sus padres, inmigrantes de la India que votarán por primera vez en estas elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

“Toda mi familia puede ahora votar, excepto yo. Por eso ellos me dijeron, ¡ve a trabajar en las elecciones!”, agregó.

El esfuerzo nacional no proviene de una sola organización. Son varios los grupos que unen voluntades para intentar suplir la escasez de trabajadores. 

Esta campaña no tiene precedentes en la historia electoral moderna estadounidense.

Incluso personalidades del mundo del deporte se han unido a la causa, como LeBron James, quien acaba de formar una organización llamada “More Than a Vote” (Más que un voto), cuya intención es incrementar la cifra de empleados electorales en comunidades predominantemente afroamericanas. 

Compañías como Target y Old Navy también se suman a esta cruzada, pagándoles la jornada laboral completa a sus empleados que se tomen el día libre para trabajar en las elecciones.

Otro elemento en contra es que el campo de mano de obra previamente utilizado para completar cualquier escasez –los adultos mayores– ahora es prácticamente inaccesible debido a la pandemia del COVID-19, por pertenecer a un grupo vulnerable en alto riesgo de contagio.

A pesar de todos los esfuerzos de reclutamiento, representantes de los derechos de los votantes afirman que continuarán supervisando comunidades con poblaciones mayoritariamente afroamericanas y latinas. 

Estas han experimentado históricamente el cierre de sus precintos electorales debido a la escasez de personal.

“El cierre de lugares de votación ha sido un problema mucho antes de la aparición del coronavirus”, recuerda Vanita Gupta, presidenta y directora ejecutiva de la Conferencia de Liderazgo en Derechos Humanos y Civiles. 

“Ahora el COVID-19, junto a la carencia en trabajadores electorales, han producido una situación incluso más difícil”, agregó. 

“Lo que es ahora interesante es que existe mucha energía para involucrarse y dar la cara por nuestra democracia en un momento en que está siendo agredida por el presidente y su administración. Pienso que hay muchas personas que simplemente desean ser trabajadores de la democracia”.

Power the Polls, otra organización pro-reclutamiento, sobrepasó su objetivo inicial de registrar 250,000 personas. 

Solo en los tres primeros días de septiembre, se inscribieron más de 100,000 solicitantes y ya casi se acerca al medio millón.   

 

 



 

Localiza La Mega Nota cerca de ti Nuevo

Buscar
Advertisement
Advertisement: Go Metro
Advertisement Advertisement: La Mega Empresario

Advertisement