NOTICIAS: ¡Bienvenidos a La Mega Cincinnati!
Inmigración

Madre en santuario describe experiencia

por Patricia Ruiz (patricia.ruiz@lamegamedia.com)


Lectura de 0 minutos

COLUMBUS, Ohio — Cuando el presidente Donald Trump tomó posesión en 2017, emitió una orden ejecutiva para que salieran del país quienes tuvieran pendiente la deportación o permanecieran sin legalizar la estadía dentro de Estados Unidos. 

El mandatario, a través del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), se ha querido valer de diferentes formas para que estas personas abandonen el territorio estadounidense: arrestos, control tecnológico y multas. 

Una de las últimas sanciones fue multar con 799 dólares por día, a quienes no cumplen con la Ley de Inmigración.

Estas razones han hecho que dos mujeres, Edith Espinal y Miriam Vargas, se hayan acogido al Movimiento Santuario de Columbus.  

Una de ellas, Miriam Vargas lucha por quedarse en el país junto con su familia y desde junio del 2018 está protegida en la iglesia Luterana First English.

Miriam es hondureña, madre de dos niñas. 

La menor de cinco años, es estudiante de kínder y la mayor de nueve años, cursa el cuarto grado. 

Miriam ingresó con visa en el 2005 al país y al vencerse su tiempo de estadía de seis meses, se negó a regresar a Honduras por la situación de inseguridad y falta de oportunidades.

Hace seis años un agente de ICE la detuvo y desde entonces, cada seis meses durante cinco años se estuvo presentado en las oficinas de inmigración, pero recibió una carta con orden de deportación, en junio del 2018.  

Aquí en la casa parroquial de First English, Miriam durante el día desarrolla primero las labores de toda ama de casa, arreglando, limpiando y cocinando para su familia. 

También tiene horarios donde recibe clases de inglés, realiza estudio bíblico y es voluntaria en actividades de la iglesia. 

En la tarde, cuando las niñas regresan de la escuela, Miriam les dedica todo el tiempo.

En esta época, ha estado muy pendiente de su salud y los exámenes rutinarios. 

Dice que se siente bien con el cuidado que la iglesia y la comunidad le proporcionan pero “no tiene libertad”.

Comenta que adaptarse no ha sido fácil; esta situación le ha causado mucha ansiedad.

Todo le ha afectado, ha tenido una vida rutinaria, pero cuenta con una familia que es su apoyo.

En la conversación no podía faltar el nombre de Rubén Castilla Herrera, quien comenzó el Movimiento Santuario de Columbus. 

“Todos los días lo recuerdo, pues siempre estaba en la mañana preguntándome, ¿Cómo estaba? ¿Qué necesitaba?, siempre tenía un mensaje, una palabra para mí. Rubén fue un ángel, todo lo hacía de corazón, fue bueno no solo para mí sino para mi familia”. 

Después de la muerte de Rubén, la reverenda Sally Padgett pastora principal de la iglesia First English, ha estado al pie de ella consolándola.

Sobre el curso de su proceso ante inmigración Miriam explicó –durante la visita de La Mega Nota– que la abogada encargada del caso, Jessica Rodríguez, le recomienda esperar porque ya el caso está en manos de ICE. 

Este medio buscó comunicación con Rodríguez.

Hasta el momento de editar esta información (3 de noviembre de 2019) no se había obtenido una respuesta. 

La pastora de la iglesia Sally Padgett, se ha encargado de mantenerla informada, junto con un grupo de voluntarios de la comunidad que participan activamente en esta labor.