El Bueno, La Mala y El Feo
6:00 am-10:00 am Al Aire
Inmigración

Protestan contra abusos en cárcel de Butler

por Claudia Longo (claudia.longo@lamegamedia.com)


Lectura de 0 minutos

HAMILTON, Ohio — El Servicio de Control de Inmigración y de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) se está moviendo rápidamente para deportar a un testigo clave en una demanda por derechos civiles antes de que pueda declarar en la corte. 

Mory Keita, residente de Columbus, estaba detenido por ICE en la cárcel del condado de Butler hasta el 8 de diciembre cuando fue trasladado abruptamente a Luisiana, advirtiéndole que sería deportado el 14 de diciembre.

El traslado se realizó el mismo día que los abogados John C. Camillus y Amy Norris, pusieron una demanda ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Ohio, denunciando abusos en la cárcel de Butler y de los cuales Keita es testigo clave.

Las dos víctimas del asalto denunciado –Bayong Brown y Ahmed Adem– también fueron trasladados a la cárcel del condado de Franklin y a un establecimiento en Michigan, respectivamente.

Deportación “exprés”

En conversación con La Mega Nota, Lynn Tramonte, directora de Ohio Immigrant Alliance, confirmó la noticia de los traslados y comentó que le resultaba “sospechoso que los tres hombres fueran enviados a diferentes dependencias carcelarias”. 

Tramonte –indignada por el caso– aseguró que le preocupa la repentina aceleración del proceso para la deportación de Keita:

“No hay razón para apresurar la deportación de Mory a menos que ICE tenga algo que ocultar”. Mory Keita, quien llegó a los Estados Unidos cuando tenía tres años con su madre escapando de la violencia en su país, sería deportado a Guinea. 

Al salir de Estados Unidos resultaría casi imposible localizarlo para que testifique. 

“Mory habló valientemente sobre la violencia que ha presenciado en la cárcel del condado de Butler y por su valentía está siendo castigado con una deportación apresurada a un país que no conoce. Eso está mal y su deportación debe ser detenida”, expresó Tramonte.

“Este país finalmente está despertando al hecho de que “las vidas negras importan”, pero en los centros de detención de inmigración bajo la administración Trump, ese claramente no es el caso”, concluyó la activista. 

Bases de la demanda

En el documento se detallan los repetidos actos de violencia, calumnias y sesgos anti musulmanes contra Bayong Brown, un refugiado de Camerún, y Ahmed Adem, un refugiado de Somalia, quien es musulmán. Ambos son de Columbus y tienen familia en Ohio. 

La demanda pide que conceda daños, perjuicios y otros recursos que “el Tribunal considere apropiados y justos”. 

Los abogados –quienes se enteraron por primera vez del abuso cuando recibieron una carta fechada el 16 de septiembre de 2020– gestionan medidas cautelares para proteger la seguridad de los individuos. 

Aquella misiva estaba encabezada: “A cualquiera que nos escuche” y fue firmada por más de 50 hombres detenidos en este centro penitenciario ubicado en la ciudad de Hamilton, Ohio. 

Aquí se describe cómo un oficial de correcciones (CO) empujó a Bayong Brown mientras caminaba por las escaleras, cayendo de cabeza sobre el concreto. 

“El Sr. Bayong Brown había estado implorando a los oficiales que no lo apresuraran, ya que era un paciente confirmado de COVID-19 y tenía una hinchazón excesiva en los pies que limitaba su movilidad”, destaca la carta. “Hay varios testigos de este brutal evento”, agrega.

Protestas y otras acciones

Activistas creen que los traslados y la deportación apresurada de Mory Keita, podrían deberse a una reacción de parte de ICE a la demanda presentada por los abogados de los detenidos. 

Ohio Immigrant Alliance urge a la población que llamen a sus representantes en Ohio y exijan que intervengan para detener la deportación de testigos claves en este caso.

El 10 de diciembre, tras una convocatoria del Centro Intercomunitario de Justicia y Paz, (IJPC), Youth Educating Society (YES), decenas de personas se reunieron, en las afueras de la cárcel para mostrar solidaridad con Bayong, Adem y otros inmigrantes detenidos.

Sandra Ramírez de YES, compartió la desgarradora historia de cuando su propio hermano fue detenido y deportado.

“Los centros de detención se llevan a las personas que amamos, se llevan a personas inocentes”, pero lamentablemente, agregó: “mi historia es una en millones”.

Maryam Abidi del Concilio Americano de Relaciones Islámicas de Ohio (CAIR, por sus siglas en inglés) luego de leer cartas de los detenidos, declaró:

“Si no podemos entender que la islamofobia y el sentimiento contra personas de color existen en nuestro sistema de inmigración y la policía, no podremos ayudar a los Bayong y Ahmed de hoy ni los de mañana”.


 

Localiza La Mega Nota cerca de ti Nuevo

Buscar
Advertisement