Las Movidas de la Mega
5:00 pm-6:00 pm Al Aire
Salud

Tripledemia: RSV, COVID-19 e influenza

por Dr. Diego Chaves-Gnecco, MD, MPH, FAAP (diego.chaves-gnecco@chp.edu)


Lectura de 0 minutos

Los expertos en salud han alertado sobre la posibilidad de una tripledemia (tres epidemias simultáneas) en el invierno del 2022: virus sincitial respiratorio (RSV, por sus siglas en inglés), COVID-19 e influenza. 

De hecho, ya en octubre y noviembre hemos visto a los hospitales infantiles en todo el país con altos porcentajes de ocupación y departamentos de emergencia con tiempos de espera para la atención de hasta ocho horas debido al alto número de niños con enfermedades respiratorias.

RSV

El virus sincitial respiratorio (RSV) usualmente afecta de manera grave a recién nacidos y niños menores de un año. Su presentación común incluye aumento de secreciones en las vías respiratorias, sibilancias (silbidos en la respiración) y, en ocasiones, dificultad respiratoria que requiere tratamiento con oxígeno. 

En la mayoría de los casos el tratamiento es de apoyo. No existen aún vacunas aprobadas contra el RSV. Los niños con mayor riesgo de complicación son los recién nacidos, menores de un año, o aquellos con condiciones crónicas y factores de riesgo como niños prematuros, enfermedades del corazón y pulmonares. 

La mejor forma de prevenir el RSV es el lavado de manos y el evitar la exposición a secreciones respiratorias contaminadas. Si la persona infectada tose debe cubrirse la boca con el codo y no con la mano. 

Influenza

La mayoría de las hospitalizaciones y muertes pediátricas por influenza ocurren en menores de un año, niños con condiciones crónicas y factores de riesgo como los prematuros, enfermedades del corazón y pulmonares como el asma.

Sin embargo, los pequeños sanos también pueden presentar complicaciones, hospitalizaciones y muerte. Estas ocurren con mayor frecuencia en aquellos que no están vacunados contra la influenza. 

Los adultos con ciertas condiciones debilitantes y los adultos mayores también se encuentran en mayor riesgo de presentar complicaciones incluyendo la muerte cuando se contagian de la influenza. 

Dentro del grupo de condiciones debilitantes se encuentran el asma, la diabetes, enfermedades del corazón, enfermedades del riñón y neurológicas entre otras. Se recomienda que todos los niños mayores de seis meses reciban la vacuna contra la influenza. 

La prevención en estos casos es la mejor estrategia para evitar complicaciones y desenlaces fatales como la muerte. Si al niño se le administra por primera vez en su vida la vacuna y es menor de nueve años, debe recibir entonces dos dosis con un mes de espera entre cada una.

Si es menor de nueve años y ya ha recibido estas dos dosis en el pasado, entonces en adelante sólo necesita una dosis al año durante la temporada de influenza que, en los Estados Unidos, va de octubre hasta abril. 

Los niños mayores de nueve años y los adultos sólo necesitan una dosis de la vacuna durante la temporada, así sea la primera vez que la recibe en su vida. 

La mejor forma de prevenir la influenza, además de vacunarnos, es el lavado de manos y evitar la exposición a secreciones respiratorias contaminadas. Si la persona afectada tose debe cubrirse la boca con el codo y no con la mano. 

COVID-19

En cuanto al COVID-19 hoy día, en los Estados Unidos contamos con varias vacunas que previenen la hospitalización y muerte. Quienes la reciban tienen prácticamente una probabilidad cercana a cero de enfermarse gravemente, ser hospitalizados o llegar a morir por las complicaciones del virus. 

Las vacunas contra el COVID-19 han sido aprobadas para niños mayores de seis meses. A partir de septiembre del 2022 contamos con un refuerzo contra la variante ómicron del COVID-19, el cual se conoce como bivalente. 

La recomendación es recibir la serie inicial de vacunas contra el COVID-19, en la mayoría de los casos dos dosis con un mes de entremedio, seguida de la bivalente contra ómicron dos meses después. 

Hasta noviembre del 2022, la vacuna bivalente contra ómicron solo estaba aprobada para mayores de cinco años. 

La mejor forma de prevenir las complicaciones por el COVID-19 es vacunarnos, el lavado de manos, y el evitar la exposición a secreciones respiratorias contaminadas utilizando la mascarilla o tapabocas.

La mejor forma de protegernos contra la tripledemia (RSV, COVID-19 e influenza) es vacunarnos contra el COVID-19 y la influenza, además de utilizar medidas de prevención/ mitigación como el lavado de manos, evitar la exposición a secreciones respiratorias y el uso de la mascarilla o tapabocas cuando está indicado.

Advertisement

Localiza La Mega Nota cerca de ti Nuevo

Buscar