NOTICIAS: ¡Bienvenidos a La Mega Cincinnati!
Arte y Ocio

Adopción de la “cultura de muertos”

por Yahaira Webber (yahaira.webber@lamegamedia.com)


Lectura de 0 minutos

CINCINNATI, Ohio — Declarada por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2008, la tradición mexicana del Día de los Muertos, se puede contar entre las manifestaciones culturales de identidad latinoamericana con influencia en Estados Unidos. 

La presencia hispana se fortalece y sus costumbres se adoptan; de esto no hay duda.

No solo en grandes ciudades reconocidas por el aporte cultural hispano/latino como Los Ángeles, Miami o Chicago, sino en otras como Cincinnati y Columbus donde la tradición llega hasta los campos santos (cementerios/panteones) para compartir creencias heredadas de generación en generación. 

En Pittsburgh y Cleveland las historias se llevan al teatro, se destacan recitales, hay funciones de óperas, exposiciones de arte, desfiles y lecturas en bibliotecas. 

En colegios y universidades, esta “cultura de muertos” es motivo de estudio, análisis y reflexión para los estudiantes.

El Día de los Muertos fue la inspiración para el filme Coco de Disney-Pixar en 2017, ganadora del Oscar a la Mejor Película Animada en 2018. 

Cuenta la historia de Miguel, un niño mexicano que soñaba ser músico en el pueblo de Santa Cecilia.

Miguel, entró al “mundo de los muertos” en la búsqueda de respuestas del pasado y se encuentra con su propia historia ancestral que hace reflexionar sobre esa popular frase que dice: “alguien muere realmente cuando le olvidan”. 

La cinta introduce a la tradición mientras muestra la fortaleza de valores como respeto, humildad y gratitud.

En la nación estadounidense, a la misma vez que se presumen las decoraciones de “Halloween”, también se han popularizado los detalles del Día de los Muertos.

En tiendas de arte y manualidades se puede conseguir cintas alusivas, esqueletos animados para pintar y hasta calacas como La Catrina, esa figura huesuda con rostro femenino pintado que, con sombreros, accesorios y hasta bolsos, siempre se muestra bien vestida y elegante como la reina del más allá. 

En el Día de los Muertos las familias honran a sus seres queridos fallecidos con picnics junto a las tumbas y vigilias de oración durante toda la noche. 

Los panteones se decoran de color amarillo-naranja, con música y alegría. 

Las lápidas y los altares tienen velas, flores de cempasúchil, pan de muerto, calaveritas de azúcar y las comidas o posesiones favoritas de los difuntos.

Coinciden las fuentes consultadas que “la construcción de altares es quizás la costumbre principal de esta celebración de larga data, a menudo decorados en naranjas y púrpuras vibrantes con ofrendas como velas, flores y posesiones personales, que también se hacen en casa”.

Se dice que las ofrendas alientan a los fallecidos a regresar a sus hogares para escuchar las oraciones de sus seres queridos. 

“El 1 de noviembre (Día de los Inocentes) a los niños fallecidos se les ofrecen juguetes y dulces, mientras que el 2 de noviembre (Día de Ofrendas) a los adultos fallecidos se les lleva alcohol, cigarrillos y hasta camisetas de fútbol”.  

De la “flor de muerto” (cempasúchil o caléndula), propia de la temporada, se cree que ayuda a guiar el alma de los seres queridos de vuelta al mundo de los vivos.

Actividades destacadas

-En Columbus, la celebración por el Día de los Muertos se adelantó, presentando el 19 de octubre, la mayor exposición de arte alusivo a la fecha en el Cementerio Green Lawn, iniciativa de la organización Latino Arts for Humanity.

-En Cincinnati, el 2 de noviembre a las 4 p.m., The Art Center at Dunham ofrecerá la presentación teatral “Pato y Muerte”, adaptación de Gabriel Martínez Rubio con narración en vivo de Abel “El Chicano” Zavala, música, danzas, altares y ofrendas.  

-En Cleveland, el 2 de noviembre desde las 11 a.m., Gordon Square Arts District celebrará el “Día de los Muertos” con actividades familiares, entretenimiento para niños, muestras de arte, música en vivo y el esperado desfile de rostros pintados, calacas, esqueletos y Catrinas a las 3 p.m. 

-En Pittsburgh, en la Biblioteca Carnegie, la artista mexicana Gloria Arjona transportará al pasado para reflexionar sobre los orígenes de la tradición a través de narraciones, imágenes, vestimentas y música en vivo. Es un evento familiar con actividades para niños. 

Los altares y mesas de ofrendas estarán en exhibición el sábado 2 de noviembre, de 3-8 p.m., en Andrew Carnegie Library & Music Hall, 300 Beechwood Ave.

En la Universidad de Chatham planean construir un altar comunitario, hacer flores de cempasúchil en papel, conversar sobre cómo recordar a los seres queridos fallecidos y probar el delicioso chocolate caliente mexicano y el pan dulce de muerto, ambos preparados siguiendo las recetas ancestrales.