Arte y Ocio

Bomba y Plena, la esencia de Puerto Rico

por Hugo Marín (hugo.marin@lamegamedia.com)


Lectura de 0 minutos

Una de las contribuciones más importantes que ha hecho la isla caribeña a la nación estadounidense tiene bases en la cultura. 

Con la fuerza laboral que arribó a este país durante la primera mitad del siglo XX, también llegó su música. 

La bomba y la plena definen históricamente los sonidos musicales de la sociedad boricua. 

En Puerto Rico, si usted visita a comunidades humildes, va a encontrar bomba y plena. 

Estas tradiciones musicales también se pueden escuchar en la ciudad de Nueva York y otras comunidades en las que se han asentado los puertorriqueños como Boston, Chicago y hasta en DC, en el famoso círculo de percusionistas que se reúnen todos los domingos en Malcolm X Park. 

Muchos músicos han trabajado duro y logrado mantener vivos estos estilos a través de grupos de actuación y participando en eventos comunitarios. 

En ocasiones adoptan sonidos modernos, pero siempre se adhieren a los estilos tradicionales que mantienen un sentido de orgullo por su herencia cultural.

La bomba y la plena son tradiciones musicales boricuas movidas por la percusión. 

A menudo son mencionadas juntas como si fueran un solo estilo musical, sin embargo son diferentes, existen distinciones básicas entre ellas en el ritmo, la instrumentación y las letras, pero ambas reflejan la herencia africana de Puerto Rico. 

Puede escuchar la diferencia en canciones de bomba donde los tambores o barriles son de tono más bajo y forman un acompañamiento rítmico distinto al de la pandereta utilizada en la plena.

La bomba se remonta al período temprano de la colonización europea en Puerto Rico y proviene de tradiciones musicales traídas por africanos en el siglo XVII. 

Para ellos, la música bomba era una fuente de expresión política y espiritual. 

La letra transmitía una sensación de ira o tristeza por su condición, las canciones sirvieron como catalizador de rebeliones y levantamientos. 

Sin embargo, de igual forma la bomba también les sirvió para bailar y celebrar, ayudándoles a crear una comunidad e identidad única. 

La música evolucionó a través del contacto entre poblaciones esclavas de diferentes colonias y regiones del Caribe, incluyendo las Antillas Menores Holandesas, Cuba, Santo Domingo y Haití. Como resultado, la bomba tiene ahora dieciséis ritmos diferentes en total que marcan la clave del canto y la danza. 

Los instrumentos de bomba incluyen el subidor o primo (barril o tambor), maracas y el cuá o fuá, dos palos que se tocan contra la madera de los barriles u otra pieza del mismo material.

La Plena por su parte se desarrolló como una nueva raíz de la bomba, a principios del siglo XX en el sur de Puerto Rico. 

Las letras son narrativas y transmiten una historia sobre eventos, temas de actualidad, comentan sobre movimientos de protesta política y en otras ocasiones llevaban temas jocosos o chistes. 

Básicamente servía a los boricuas de antaño como periódico de pueblo. 

Tiene un solo ritmo básico, la instrumentación ha cambiado mucho con el pasar de los años, pero el elemento indispensable y que define al género es la pandereta o pandero, un tambor de mano redondo que viene en diferentes tamaños. 

El más pequeño de ellos es el requinto, que improvisa sobre el ritmo de los demás tambores.

La bomba y la plena, al igual que otros ritmos caribeños fueron los predecesores de la salsa, música caribeña que nació en el Bronx de Nueva York. 



 

Localiza La Mega Nota cerca de ti Nuevo

Buscar
Advertisement
Advertisement: Go Metro
Advertisement Advertisement: La Mega Empresario

Advertisement