Música Regional
7:00 pm-9:00 pm Al Aire
Desde La Mega

Detrás de las letras: Amadeo Eichberg

por La Mega Nota (editor@lamegamedia.com)


Lectura de 0 minutos

Nací en Detroit, Michigan, ciudad a la que mi padre llegó con mi madre en 1967 para hacer su residencia de medicina, pero ambos regresaron a Argentina un año después. 

Viví cerca de la playa en Mar Del Plata hasta 1975 cuando nos mudamos a EE.UU.

Lo que más extraño de Argentina es ver a mi equipo de fútbol River Plate en el Estadio Monumental. 

También me hace falta escuchar los partidos en la radio por la pasión de los narradores cuando gritan goles y los recuerdos de esos momentos de fútbol con mi abuelo David. 

¡Y qué decir de la rica comida argentina como milanesas, choripán, empanadas, asados y mi postre favorito: panqueques de dulce de leche!

Entre las personas más importantes de mi vida, sin duda, destaca mi abuela de 97 años que vive en Buenos Aires y era una empresaria dueña de cuatro locales de vestidos finos importados. 

Con ella aprendí mucho de negocios y ventas. Me llevaba a lugares en Buenos Aires como el Teatro Colón y la Recoleta. 

Igualmente importantes son mis padres, hermano, hijas, tíos, primos y amigos.

Aunque parezca increíble, hace muy poco descubrí la pasión por escribir, con mi primer artículo de deportes para La Mega Nota. 

Sin embargo, cuando estudié en Tulane University, en Nueva Orleans, redacté un análisis comparando el gaucho argentino con el “cowboy” estadounidense que le encantó a mi profesor, ganó un premio y fue publicado en el diario universitario.

Me autodefino como una persona extrovertida que le encanta vivir al máximo con una actitud positiva, fiestera y con buen sentido de humor. 

Culturalmente pienso que tengo a Argentina en mi sangre y a Estados Unidos en mi corazón. 

Mi trabajo como escritor de La Mega Nota recién empezó después de asumir la responsabilidad del desarrollo empresarial de La Mega Media Inc. en Pittsburgh, como puente de comunicación para la comunidad hispana.

Este mercado está creciendo rapidísimo y una estación de radio se encuentra en la lista de metas futuras.

Ya estamos trabajando con Casa San José, una organización que ayuda a los inmigrantes para que se adapten a la nueva vida en los Estados Unidos.

Para ustedes, traigo una nueva sección de deportes con clasificaciones y artículos interesantes. 

El mundo deportivo tiene de todo: atletas impresionantes, drama, escándalos, fanáticos llenos de adrenalina y sorprendentes resultados.

En mi nueva sección, no quiero excluir a muchos latinos jóvenes que nacieron en este país y hablan/escriben mejor en inglés. Por esta razón, decidimos que fuera bilingüe. 

Al momento de preparar mis artículos, les confieso que debo entrar en una burbuja sin ningún tipo de distracción. 

En esa búsqueda recorro varias bibliotecas de Pittsburgh. 

Este ambiente de silencio y rodeado de libros me ayuda a enfocar las descripciones.  

Aunque aprender inglés resulta más fácil cuando se es niño, puedo asegurar que fue uno de los retos más grandes que enfrenté. También lo fue disfrutar esos deportes propios de la cultura estadounidense como el béisbol, porque –indudablemente– extrañaba el fútbol.

En mi tiempo libre, me encanta el cine, comer pochoclo y estar con la audiencia. 

En cada viaje a Argentina voy al centro de Buenos Aires donde hay, en la calle Lavalle, como 50 lugares que presentan películas de todo el mundo. 

Recientemente en Pittsburgh, vi el nuevo filme del agente ficcional británico James Bond 007 y lo disfruté mucho.

Entre los libros que me han dejado la mejor lección, destaco “Martín Fierro” escrito por José Hernández en 1872, que cuenta la dura vida, pero romántica del gaucho argentino. 

De este poema, aprendí frases inolvidables como “los hermanos sean unidos”, en referencia a la lucha contra la discriminación de este grupo minoritario de las Pampas.

Al recordar tres momentos que han marcado mi vida, puedo enumerar primero el nacimiento de mis hijas; segundo, la experiencia de admirar un partido de River Plate en el palco presidencial del Estadio Monumental acompañado por mi tocayo Amadeo Carrizo (el mejor portero en la historia de Argentina); y tercero, mi aventura en Machu Picchu (1987), la ciudad de los Incas escondida en las montañas peruanas.

Sueño con visitar Italia y disfrutar un partido de fútbol en Roma. Estoy fascinado con su cultura, la comida y el equipo nacional los Azzurri. 



 

Localiza La Mega Nota cerca de ti Nuevo

Buscar