NOTICIAS: ¡Bienvenidos a La Mega Cincinnati!
Gobierno

Latinas con trayectoria política

por Hugo Marín (hugo.marin@lamegamedia.com)


Lectura de 0 minutos

El rol de la mujer en la política estadunidense ha tomado un auge significativo durante esta primera mitad del nuevo milenio. 

Para las primarias demócratas, el número de mujeres –resaltando la participación de mujeres de color, que inicialmente aspiraron a la presidencia del país– fue un fenómeno nunca antes visto.

Este es un año de elecciones, y de acuerdo a un estudio realizado el pasado otoño, el Centro Pew de Investigación prevé que 32 millones de hispanos tendrán derecho al voto este cuatrienio, convirtiéndose en la minoría étnica electoral más grande de los Estados Unidos.

A pesar de grandes victorias por mujeres latinas que han ganado lugares en el Congreso, o en elecciones estatales y locales –tal como es el caso de Alexandria Ocasio-Cortez (D-N.Y.) – resulta que el total de mujeres latinas representando hispanos (con o sin derecho al voto) es aún muy bajo. 

El Congreso cuenta con 535 miembros, de ese número solo hay 12 mujeres latinas en la Cámara y la senadora, Catherine Cortez-Masto (D-Nev.), quien se convirtió en la primera en ser electa para el Senado, en los comicios del 2016. 

Tiffany Cabán pasó años luchando contra la oficina del fiscal de distrito mientras fungía como defensora pública en Queens, Nueva York. Pero a partir de la insistencia de sus amistades, ella misma se postuló para candidata a fiscal. 

A los 31 años de edad, emprendió una campaña que prometía una reforma al sistema de justicia penal, y organizó una plataforma independiente en contra del poder político-partidista establecido en Queens. 

Lamentablemente, luego de un reñido recuento de votos, Cabán llegó a estar muy cerca de la victoria, pero perdió la carrera.                              

Ahora trabaja como asesora de Luz Collective, una compañía de medios de comunicación que cuenta historias de latinas, mientras decide cuál va a ser su siguiente paso. 

De hecho, ha abiertamente expresado que definitivamente consideraría tomar un trabajo con uno de los candidatos presidenciales demócratas actuales. Gabriela López, a sus 27 años, cuando era una maestra en una escuela pública, decidió postularse como candidata para el consejo escolar. 

Sin abandonar el salón de clases para hacer campaña, en noviembre de 2018, se convirtió en la funcionaria electa más joven de San Francisco. López, ahora en sus 29, tiene una sólida presencia en las redes sociales, donde muestra a los constituyentes como es ser una funcionaria electa. 

Oriunda de Los Ángeles y de padres mexicanos, López dice que su sueño es convertirse en secretaria de educación.                           

Jessica Cisneros, una abogada de inmigración de 26 años nativa del Sur de Texas, anunció en el verano pasado su decisión de desafiar al diputado Henry Cuellar para el distrito electoral de Texas #28, un puesto que ha ocupado por 15 años. 

Cuellar tiene vínculos con la controvertible Asociación Nacional del Rifle (NRA), votó por la legislación antiaborto y fue jefe de Cisneros cuando ella hacía su práctica profesional en Capitol Hill. 

Hija de inmigrantes mexicanos, Cisneros ha dicho sentirse bendecida por ser una abogada que lucha por familias como la suya. 

Se está postulando con una plataforma enfocada en la lucha contra  la separación de familias en la frontera, que se apruebe el “Medicare para todos” y promulgar un nuevo Tratado Verde. 

Su campaña cuenta con el respaldo de Justice Democrats (Justicia Demócrata), el grupo progresista conocido por ayudar a la representante Alexandria Ocasio-Cortez a derrotar al titular demócrata en el 2018. 

Si gana, Cisneros será la mujer más joven elegida para formar parte del Congreso.

Advertisement