La Mega Música
Musica Regional Mexicana- Al Aire
Inmigración

Realizan vigilia por derechos humanos

por Elvia Skeens (eskeens@lamegamedia.com)


Lectura de 0 minutos

HAMILTON. Ohio  — Con la finalidad de llamar la atención sobre los casos de violación de los derechos individuales y colectivos, el Centro de Derechos Humanos de la Universidad de Dayton organizó una vigilia afuera de las instalaciones de la cárcel del condado de Butler.

Esta es la misma institución correccional que administra el sheriff Richard Jones, en Hamilton, y a la cual transfieren a detenidos bajo custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés). 

A pesar del frío, líderes comunitarios, activistas, representantes de organizaciones religiosas de diversas denominaciones, jóvenes soñadores, familias, miembros de la comunidad local y, en su mayoría, estudiantes de la Universidad de Dayton (UD), se dieron cita para atender el llamado, encender velas y unirse en oración por cientos de inmigrantes que permanecen en centros de detenciones como este.

De igual manera, se mostró compasión por miles de familias separadas –con padres deportados y menores en hogares sustitutos– tras las drásticas medidas inmigratorias implementadas por la administración del presidente Trump durante el 2019.

La oración inicial estuvo a cargo de Karen Bodney-Halasz, rabino del Templo Israel, en Dayton.

Luego, las jóvenes estudiantes Lauren Breitenstein y Joanna Gisel, de la Escuela de Leyes de UD, resumieron la preocupante situación de tantas personas vulnerables, carentes de representación para abogar por sus derechos, destacando a una población inmigrante con miedo a la deportación. 

Seguidamente, el “World House Choir” –integrado por voces de la diversidad– entonó la canción “We Shall Not Give Up the Fight”, recordando que “no se puede dejar una batalla que apenas ha empezado porque todos juntos, tomados de las manos, van a lograr esa victoria (anhelada)”.

Uno de los momentos más emotivos fue el discurso de la joven hispana Landis Soto, quien describió pasajes de su niñez, reviviendo la propia experiencia de su familia indocumentada.

“A tan corta edad, era imposible comprender lo que estaba sucediendo”, explicó entre lágrimas.

Al finalizar la vigilia, se mencionaron los nombres de niños y jóvenes que han muerto en centros de detención bajo custodia del Servicio de Inmigración.

Después de un minuto de silencio, se continuó invitando a hacer una promesa especial para alzar la voz por aquellos que no la tienen. 

Todos conformaron un círculo para implorar acción entre oraciones. 

Advertisement

Localiza La Mega Nota cerca de ti Nuevo

Buscar