El Bueno, La Mala y El Feo
6:00 am-10:00 am Al Aire
Catástrofes y Accidentes

¿Se pudo prevenir el colapso del observatorio?

por Hugo Marín (hugo.marin@lamegamedia.com)


Lectura de 0 minutos

El pasado mes de diciembre, el mundo científico quedó atónito ante el desastroso colapso del Observatorio de Arecibo, considerado como patrimonio nacional para los puertorriqueños y famoso no solo por su valor astronómico pero también por haber sido escenario de un sin número de películas de Hollywood, como Contact y James Bond. 

Sin embargo, la estructura ya estaba presentando indicios de deterioro que fueron ignorados, desembocando en la pérdida absoluta de una de las más relevantes herramientas científicas para ayudar a comprender el universo en el que habitamos. 

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, solicitó a los líderes del Comité de Ciencias, Espacio y Tecnología de la Cámara de Representantes de Estados Unidos que convoque a una audiencia para conocer detalles del colapso del radiotelescopio del Observatorio de Arecibo y el futuro de esa instalación.

“Considerando la importancia de esta estructura y el papel que desempeñó en materia de seguridad nacional, ciencia, tecnología, ingeniería y educación, solicito respetuosamente una vista pública que ayudará a adquirir una mejor comprensión de los eventos que llevaron al colapso, esfuerzos de limpieza y próximos pasos para la instalación”, indicó González, en una carta enviada a la presidenta de la comisión, la demócrata Eddie Bernice Johnson, y al líder republicano, Frank Lucas.

La plataforma del radiotelescopio colapsó el 1 de diciembre de 2020, después de enfrentar fallas estructurales, en alguna medida relacionada al huracán María.

Previamente, la Fundación Nacional de las Ciencias de Estados Unidos (NSF) había indicado que iba a decomisar el radiotelescopio debido a los daños que ya tenía y los riesgos que suponía repararlo.

Cuando la NSF anunció que iba a cerrar el radiotelescopio, Johnson y Lucas indicaron que “todos los involucrados” en esa instalación deben estar orgullosos de lo que ha logrado y afirmaron que el Observatorio de Arecibo “será registrado por dejar un ilustre legado científico”.

“En el futuro, alentamos a la Fundación Nacional de Ciencias a que continúe apoyando el Centro de Visitantes y Ciencia de la Fundación Ángel Ramos como un centro activo de programación de educación y divulgación de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) en Puerto Rico, y a explorar oportunidades de cómo usar el sitio para obtener nuevas y emocionantes ciencias en el futuro”, indicaron entonces los congresistas.

Miembros de la comunidad científica han pedido reconstruir o reemplazar la estructura.

La comisionada González dijo que quiere conocer el tracto de los $14.30 millones en fondos federales aprobados por el Congreso, luego del huracán María, para reparar el Observatorio de Arecibo y su radiotelescopio.

El triste colapso del observatorio responde a la evidente crisis fiscal por la que atraviesa la Isla. Sin un modelo financiero, su economía está basada en inyecciones de fondos federales sujetos a un cedazo administrativo de la Junta de Supervisión Fiscal, que dictamina el desembolso y uso de fondos. 

El Observatorio de Arecibo permitió descubrimientos como el período orbital de Mercurio y desde él, en 1974, se enviaron mensajes hacia otros mundos con dibujos, textos y fórmulas químicas.



 

Localiza La Mega Nota cerca de ti Nuevo

Buscar
Advertisement