Rock en Tu Idioma
4:00 pm-5:00 pm Al Aire
Salud

Secuelas emocionales de la pandemia en niños y jóvenes

por Claudia Longo (claudia.longo@lamegamedia.com)


Lectura de 0 minutos

A más de un año de haberse declarado la pandemia, expertos en salud mental comienzan a estudiar los efectos que han tenido el confinamiento y el estrés relacionado con el coronavirus en las poblaciones más jóvenes.

Varios reportes confirman que el aislamiento, la ansiedad por un virus desconocido, la carencia de conexión física con los pares y la falta de actividades sociales extracurriculares, podrían afectar la salud mental de un niño o adolescente.

La psicóloga Gabriela Sehinkman, cofundadora de TeleAyuda Ohio, conversó con La Mega Nota y explicó este fenómeno.

La Mega Nota: ¿Qué efectos a largo plazo tendrá la pandemia en la salud mental y emocional de los más jóvenes?

Gabriela Sehinkman: Es una gran pregunta. Hay mucha incertidumbre al respecto porque aún estamos cursando la pandemia.  

Los estudios para determinar efectos a largo plazo requieren muchos años de seguimiento.  

De todos modos, sabemos los efectos que diversos eventos estresantes pueden causar en la salud mental y emocional de los niños y adolescentes. 

La pandemia ha provocado en muchas familias estrés en todas estas áreas en muy poco tiempo: la gente se ha enfermado, se han perdido trabajos y han fallecido seres queridos a causa del Covid.

Las familias y las parejas han experimentado más roces y conflictos, y los niños han perdido la posibilidad de socializar con sus pares. 

Si las familias no tienen capacidad de recuperarse de este estrés, al menos en parte, se debilita la capacidad de volver al nivel de funcionamiento que se tenía previamente. 

La Mega Nota: ¿Cuáles podrían ser las posibles soluciones para mitigar los efectos negativos?

Gabriela Sehinkman: Es importante que las familias mantengan canales de comunicación abiertos con los niños y jóvenes.

Ofrecer un espacio dentro de la rutina familiar en el cual se pueda conversar sobre los sentimientos y temores de cada uno es importante. 

Aunque al principio el niño o la niña no compartan demasiado, reciben el mensaje de que los padres están abiertos a escuchar.  

También es importante que los padres puedan compartir con los hijos ejemplos de otros momentos en sus vidas en los que atravesaron situaciones difíciles y cómo las superaron, para que los hijos sepan que la adversidad se puede vencer.  

Si es posible, buscar oportunidades para que los hijos socialicen con sus pares de manera segura y recuperen la dicha de jugar y disfrutar con otros.  

La Mega Nota: ¿Qué recursos podrían proporcionar gobiernos e instituciones educativas para los menores afectados por la pandemia? 

Gabriela Sehinkman: Considero que la presencia de trabajadores sociales en las escuelas y/o el contacto de los planteles con organizaciones de salud mental comunitarias es clave.  

Tener a un profesional entrenado para identificar problemas emocionales y sociales es vital para intervenir a tiempo. 

La Mega Nota: Muchos jóvenes que sufren de acoso escolar han bajado los niveles de ansiedad y depresión debido a que no tienen que asistir de manera presencial a clase y pudieron concentrarse en el progreso académico sin la presión social. 

¿Cree que se deberían facilitar opciones de clases virtuales de manera permanente a ciertos alumnos que sufren ansiedad?

Gabriela Sehinkman: Uno de los “regalos” de la pandemia ha sido descubrir que podemos ser mucho más flexibles y creativos de lo que pensábamos. 

Las escuelas han regresado a clases con un modelo híbrido y creo que es una oportunidad única para identificar las ventajas y desventajas de este abordaje y poder ofrecer a los estudiantes una variedad de modalidades que se ajusten mejor a sus necesidades.



 

Localiza La Mega Nota cerca de ti Nuevo

Buscar
Advertisement