El Bueno, La Mala y El Feo
10:00 am-11:00 am Al Aire
Consejos

Una temporada invernal de mayor precaución

por Yahaira Webber (yahaira.webber@lamegamedia.com)


Lectura de 0 minutos

En este invierno, además del abrigo, la bufanda, los guantes y unas buenas botas hay que llevar mascarilla para protegerse contra el contagio del COVID-19.

Meses antes de que llegara el frío, las autoridades de salud se encargaron de advertir a la comunidad sobre la urgente necesidad de vacunarse contra la influenza porque se debía procurar que la crisis de salud no empeorara con ambos virus.

Evitando viajes y reuniones

Antes de las celebraciones tradicionales y las vacaciones de fin de año, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) alertó a limitar las reuniones familiares y evitar los viajes no esenciales tratando de minimizar el riesgo.

Recomiendan –a quienes insisten en viajes o reuniones familiares– la realización de una prueba de COVID-19 previa a la visita o paseo y una cuarentena voluntaria en período de observación al regresar a casa.

Nuevas guías emitidas por el CDC durante los primeros días de diciembre establecieron períodos de cuarentena más cortos para quienes carecen de síntomas.

“Aquellas personas que no muestran síntomas pueden dejar la cuarentena después de diez días o siete días con una prueba negativa de COVID-19”.

De acuerdo a los expertos del CDC, todo se basa en que “las cuarentenas de por al menos 14 días, conllevan bajos riesgos de infección y garantizan su cumplimiento” por parte de los individuos.

Sin embargo, nada cambia para quienes han estado en contacto con personas positivas de COVID-19. En este caso, el tiempo de cuarentena se mantiene en 14 días.

Siguiendo las normas básicas

Con lo estricto que se ha vuelto la rutina de usar cubrebocas cada vez que se sale de casa, lavarse las manos continuamente, usar gel alcoholada y desinfectar áreas de uso común, tal vez se ha observado que este año, usted ni sus hijos han tenido que visitar al médico para aliviar enfermedades respiratorias.

Esto es gracias a que las extremas medidas de higiene para la prevención del COVID-19 también están combatiendo otros virus causantes de males contagiosos, en especial en los niños.

“Todos los años, desde que empieza la temporada del frío, mi hijo tiene que faltar varios días a la escuela porque se enferma con gripe, condiciones en la garganta y virus estomacales. Al menos que descubran una infección le recetan antibióticos, de lo contrario solo me dicen que es un virus, que tome mucho líquido y que todo pasará después de algunos días”, explicó una madre hispana residente en Fairfield, Ohio.

Es importante continuar practicando estos mismos hábitos de higiene impuestos por la pandemia, sin olvidar que la mascarilla y la distancia social están ayudando a salvar muchas vidas.

Procurando mente y cuerpo sano

El nuevo coronavirus y sus altas estadísticas de contagios y muertes causan muchísimo estrés.

Justo en este momento cuando avanzan las fases de vacunación masiva contra el SARS-CoV-2, el solo pensar en “¿cuándo me tocará el turno?” o “¿será seguro o no inyectarse?”, puede provocar estados de ansiedad y desesperación.

Es fundamental mantener la tranquilidad, evitando alteraciones emocionales que lleven a desahogarse comiendo en exceso.

Hacer ejercicios en la comodidad del hogar puede resultar divertido, aún mejor si se trazan metas entre los miembros de la familia. 

Entonces, ¿por qué no elegir algunas rutinas de baile para entretenerse mientras se queman calorías?

Los retos del invierno también deben orientarse hacia la alimentación sana, así que puede empezar por organizar la despensa con alimentos sanos, comprar más frutas y vegetales, y que todos se hagan expertos analizando las etiquetas nutricionales para elegir opciones bajas en grasas, sodio y azúcar.  



 

Localiza La Mega Nota cerca de ti Nuevo

Buscar
Advertisement